Para solucionar problemas de redes debes seguir una metodología probada y utilizada por los expertos. En esta serie de artículos aprenderás y estarás en la capacidad de solucionar problemas realizando los siguientes pasos:

PASO 1. Documentar la red

Antes de emitir un diagnóstico tienes que averiguar y verificar el tipo de problema reportado y tienes que tener toda la información acerca de la red. Puede ser que la red ya esté documentada o vas a tener que elaborarlo tú mismo. Debe contener toda la información relacionada como por ejemplo: la configuración y la topología de la red adecuadamente diagramada y tabulada.

¿Y para qué sirve documentar la red?

Fácil, no vas a poder solucionar ningún problema si no conoces bien la red. La documentación de la red te servirá como referencia para analizar, comparar  y verificar el estado de la red.

Ejemplo: Asume que tienes una red con un router que utiliza Frame-Relay en una de sus interfaces seriales. Cuando haya problemas con este router podremos utilizar el documento de red para verificar si hay algún cambio en la configuración.

Si no hubieras documentado la red ¿Cómo sabrías si la configuración ha cambiado?.

Ahora, imagina que el router lo ha instalado otra persona y tú tienes el encargo de solucionar  el problema, ¿No crees que es necesario este documento?

PASO 2. Determinar una estrategia

Es necesario utilizar una efectiva estrategia de diagnóstico (Troubleshooting) para detectar, aislar y corregir los problemas de la red en forma consistente.

La forma más efectiva de atacar un problema es utilizando el modelo de referencia OSI, el cual está formado por 7 niveles cada uno  de los cuales cumplen una determinada función. Por tanto es necesario que tengas un conocimiento bien claro sobre las funciones de cada capa. El problema de red puede estar en el nivel físico, conexión de datos, en el nivel de red, transporte o aplicación. Para aislar en que nivel o niveles está el problema, debes realizar una serie de pruebas y verificaciones en todos los dispositivos que hayas identificado que estén relacionados con el problema.

PASO 3. Corregir el problema

Después de haber aislado el problema, es decir, haber identificado que el problema es hardware o software, que está localizado en los equipos de acceso, distribución o backbone, o que el problema está localizado en el nivel de red; estás listo para empezar a corregir el problema, para lo cual debes tener todos los conocimientos técnicos necesarios para realizarlos inmediatamente, de lo contrario tendrás que escalar el problema.